CONCURSO DE MUSEO ARQUELÓGICO DE PILOÑA

Año: 2010

Lugar: Asturias

Superfície: 2.000 m2


Se propone una solución eficaz y singular que mediante un solo gesto dote al centro de una imagen fácilmente reconocible y comprensible, y que además, ordene funcionalmente la parcela. Se trata de una montaña-cueva, remitiendo al lugar de cobijo de nuestros ancestros. El volumen, potente, se integra en el paisaje gracias a la cubierta ajardinada, que a su vez ejerce las funciones de sostenibilidad necesarias: inercia térmica, recuperación de aguas pluviales, aporte de luz natural, etc.

La propia resolución de la planta dota al edificio de gran versatilidad y capacidad para albergar programas distintos con el paso del tiempo. Asimismo, el desarrollo en una sola planta evita las comunicaciones verticales y facilita la accesibilidad tanto de personas como de objetos.