REFORMA DE UN PISO EN LA CALLE CAVALLERS

Año: 2008-2009

Lugar: Barcelona

Superfície: 110 m2


Se trata de la rehabilitación de una vivienda de 100 m2 útiles, en planta baja, en un edificio de los años 60. La planta original presentaba un programa un tanto extraño, con muchas habitaciones y pequeñas, un estar angosto, y una cocina totalmente desvinculada del comedor y el salón.

Se propone hacer una tábula rasa para generar unos espacios más proporcionados, flexibles y adecuados al cliente. La actuación más decisiva ha sido la de agrupar todas las actividades diurnas o de vida en común (salón-comedor-cocina-terrazas), generando así amplios espacios, con vistas y ventilación cruzadas. Una mesa bífida con unas puertas correderas permite segregar en dos el salón y la cocina cuando el usuario lo requiera.

La zona de dormitorios queda ubicada a ambos lados del pasillo de entrada. El techo de éste es de madera DM 100% registrable, y alberga toda la instalación de climatización de la vivienda. La instalación de suelo radiante minimiza las pérdidas en invierno del forjado de planta baja.

La gran terraza, de 50 m2 y a la que se accede desde la cocina, se ha pavimentado con madera de teka, colocada sobre el suelo existente de baldosa cerámica. El pavimento interior de parqué es de madera de roble de lama ancha. Todas las puertas de la casa están hechas a medida con marco oculto, y todos los armarios y muebles de cocina carecen de tiradores vistos.